18/11/2012

Nerone-Gutiérrez y Navarro-Reiter ya tienen la txapela de los XVII Internacionales de Euskadi Copa Julio Alegría

Los vencedores posan con el trofeo y sus respectivas chapelas.

La txapela del pádel mundial ya corona la anatomía de Seba Nerone-Sanyo Gutiérrez y Carolina Navarro-Cecilia Reiter. Los XVII Internacionales de Euskadi Copa Julio Alegría echaron este mediodía el telón con un ambiente excelente en La Casilla, que asistió al tercer título de la temporada de Seba y Sanyo, quienes superaron en la final a Auguste-Lima (6-3 y 6-3) y al sexto de las reinas del pádel mundial, que apearon del sueño a Eli Amatriain y Patty Llaguno (6-2 y 6-2).
El encuentro que cerró el día encumbró a Nerone y Gutiérrez. Los argentinos se medían a la pareja que mejor pádel venía desarrollando durante toda la semana, pero se mostraron infranqueables. Con una solidez a prueba de bombas desde el fondo de la pista y con el brazo de hormigón para definir los puntos, Seba y Sanyo quebraron el servicio de sus rivales en los albores de cada uno de los sets para levantar el título de la prueba con más solera del circuito bwin Padel Pro Tour.
Con demasiados errores no forzados y desquiciados ante la inquebrantable eficacia de Nerone y Gutiérrez, Auguste y Lima se fueron diluyendo hasta deponer armas en dos sets (6-3 y 6-3).
Entre la final masculina y la femenina, la organización del torneo quiso rendir un merecido homenaje a Javier González Barenys, un referente del pádel local fallecido hace un mes en un accidente de moto. Además, Bebe Auguste también recibió el tributo por su dilatada trayectoria profesional.
La final femenina cambió a la mitad de sus protagonistas por primera vez esta temporada. En un lado de la pista, como siempre, Carolina Navarro y Cecilia Reiter. En el otro, peleando por su primer título del curso, Eli Amatriain y Patty Llaguno, que en las semifinales apearon del torneo a las finalistas habituales, Iciar Montes y Cata Tenorio. La experiencia y calidad de las número uno ante la ilusión y las ganas de las aspirantes, que encontraban en Bilbao la recompensa al excelente trabajo realizado durante todo el año.
La final se presentaba en La Casilla marcada por el último enfrentamiento de las dos parejas, hace una semana en Valencia. Entonces fue en semifinales y Llaguno-Amatriain estuvieron a punto de amargar el torneo a Navarro-Reiter, que se vieron obligadas a recurrir al tercer set para eliminar a las españolas. Con la lección bien aprendida y la concentración reflejada en su rostro desde el inicio, Carol y Ceci no permitieron esta vez que la duda se asomase a la central de La Casilla. Las reinas del pádel mundial impusieron su ley desde el principio y redondearon una temporada mágica, con seis títulos de siete disputados. Solo han perdido cinco sets en todo el año y cuatro de ellos fueron en Barcelona, única plaza donde cedieron su trono. El otro fue en Valencia, precisamente ante Llaguno-Amatriain, que en la final de los XVII Internacionales de Euskadi Copa Julio Alegría no pudieron plantear demasiada batalla ante el pádel inalcanzable de sus rivales. Al final, una hora de partido y un doble 6-2 para Navarro y Reiter, que aguardan ahora con impaciencia la llegada del Máster Padel Pro Tour, del 12 al 16 de diciembre en la Caja Mágica (Madrid), para coser un nuevo entorchado a su ya dilatada cosecha de éxitos.